castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

El viernes, a las 20 horas

  • ene 16, 200909:48h
  • 10 comentarios

Para un dictador acostumbrado a controlar el más mínimo detalle durante cincuenta años, resulta inevitable controlar también su propia ausencia. Esto es lo que viene haciendo Fidel Castro en los últimos meses desde sus escritos.
Alguien tan calculador, tan maquiavélico, ya debe haber previsto su desenlace y en la medida de lo posible, también debe haberlo planificado.
Una muerte súbita y no programada es algo que siempre puede ocurrir, y ocurre. Para ese caso quedan un buen número de consejos paternales. Pero hay otras posibilidades. Un coma profundo, por ejemplo, en que el último respiro depende de que se haga click a una máquina.
Fidel debe haber reflexionado mucho sobre eso. ¿Cuál sería el momento ideal para anunciar su propia muerte? ¿Un lunes a las 11 hrs? Seguramente no. Debe evitarse que la gente esté en los centros de trabajo, o peor aún, en la calle y que pudiesen darse tres tipos de acontecimientos indeseables:

—Celebraciones espontáneas.
—Asaltos a establecimientos comerciales o daños a la propiedad del estado.
—Actos organizados por la disidencia.

El mejor momento para anunciar su muerte es el viernes, en la franja horaria que va de la Mesa Redonda al noticiero. El esquema sería más o menos el siguiente:

—Viernes, 19 horas: En la Mesa Redonda se anuncia que a las veinte horas se dará una información de especial importancia para la población. Se recomienda a la población no salir a la calle.
—20 hrs: Randy Alonso anuncia el fallecimiento de Fidel Castro, tras larga y penosa enfermedad….
—Se declara ese día como “fecha gloriosa”, y se convierte en feriado.
—Se declaran cinco días de duelo nacional.
—Ante “el dolor que semejante pérdida causa al pueblo revolucionario”, se anuncia el cierre inmediato de todos los establecimientos de tipo recreativo (restaurantes, bares, cafeterías, cines, heladerías, etc.). El cierre se mantendrá durante los cinco días de duelo nacional. Esta instrucción es válida también para los establecimientos hoteleros, en los que se mantendrán únicamente los servicios de gastronomía imprescindibles, que serán accesibles solamente para los huéspedes de los hoteles. Asimismo, queda suspendida toda actividad deportiva y cultural planificada para los días de duelo nacional.
—Se recomienda a la población que viernes, sábado y domingo, sean suspendidas todas las celebraciones o festejos privados, incluyendo fiestas de aniversario y bodas, ya que esas celebraciones son incompatibles con el “inmenso dolor de nuestro pueblo”.
—Se recomienda a la población no salir de casa y permanecer en familia y en compañía de los programas especiales que la televisión cubana transmitirá en estos momentos difíciles.
—Se anuncia una restricción del transporte público para las jornadas de luto.
—Se anuncia un largo velatorio en la Plaza de la Revolución para el domingo.
—El entierro se planifica para el lunes, que será no laboral.
—Se anuncian restricciones en el suministro de gasolina, que sólo estará disponible para vehículos oficiales. Las restricciones están relacionadas a la necesidad de utilizar el combustible para garantizar los desplazamientos de las delegaciones y dignatarios extranjeros que seguramente llegarán a la isla en los próximos días, así como el desplazamiento de autobuses que traerán una representación de cada provincia al velatorio.
—Para evitar colapsos en las carreteras, se impedirá el tráfico de vehículos no oficiales entre provincias. Sólo podrán viajar a La Habana y participar en el velatorio las personas escogidas en cada provincia por el Comité Provincial del Partido, que creará una comisión al respecto.

Mientras se realizan estos anuncios públicos, la policía, la Defensa Civil, el Ejército y el MININT pasan a fase de máxima alerta. Aumenta la presencia uniformada en las calles. Se movilizan las reservas del Ministerio del Interior y a las brigadas de acción rápida, que patrullan las calles sin uniforme pero con órdenes de actuar con contundencia ante el menor incidente.
Los principales líderes de la oposición sufren detenciones preventivas, actos de repudio y “golpizas espontáneas”.
Unos meses después, se harán públicos algunos documentos que darán testimonio de esta planificación. En particular, un escrito de Fidel Castro, que debe decir algo como:
“El paciente notó que su recuperación era lenta e incompleta, y pidió al equipo de médicos que fuese totalmente sincero con él, que no debía ocultársele nada sobre su enfermedad y su posible evolución, incluyendo los peores pronósticos. El paciente, después de informarse a fondo sobre la posible evolución de su enfermedad, y de los riesgos de contraer nuevas dolencias, autorizó a los médicos a utilizar cualquier tipo de tratamiento que considerasen oportuno, siempre que se le consultase antes. El paciente animó a los médicos a utilizar procedimientos o medicamentos aún en fase experimental, si eso podía ser útil para la investigación médica, pero pidió que no se le alargase la vida artificialmente. El paciente también analizó los posibles riesgos de nuevas enfermedades. Un organismo débil como el suyo podía ser fácilmente atacado por nuevas dolencias, sufrir un empeoramiento repentino por una nueva causa. Llegado el caso, si alguna dolencia le produjese un coma profundo, de modo que la vida del paciente tuviese que ser mantenida de manera artificial, pues en ese caso el paciente pedía, el paciente ordenaba al equipo médico, que esos medios técnicos fuesen desconectados para permitir la muerte del paciente. Y esa era su último deseo en ese caso. La desconexión debía realizarse un viernes, un viernes a las 18 horas, y el anuncio a la población, por la televisión nacional, debía realizarse el mismo viernes: El viernes. A las veinte horas.”

Ginés Górriz
Barcelona

Publicado en
Tags
10 respuestas
Comentarios

  • Sencillamente Brillante!
    Es tan surreal que pasa a ser lo más probable, justamente porque es lo más improbable.
    En fin, que me enredo en un párrafo…
    Es Genial!

    Deya

  • Pili dice:

    Apuesten caballeros… Put your money where your mouth is!

  • Jose dice:

    Suena absolutamente lógico y con mucho sentido. No cabe dudas de que el aparato ya preparó todo.

    Nos vemos todos entonces el viernes 23 a las 20 horas.

  • Juan Castellanos dice:

    Nada mejor relatado!!! Ese guión está escrito como por alguien que haya vivido los 50 años junto a ese gobierno. Espero que ese viernes esté llegando. Es más cada viernes me levantaré con esa esperanza.

  • Don Pepe dice:

    Un calendario bien trazado y mejor traido. Le sirve el traje. Aunque de sobras se que a tiempo todo desaparecera, primero, los nombres de calles, edificios, plazas, un almanaque borrado de “fechas patrias revolucionarias” y asi, la memoria. La memoria del delator, del militar complaciente, del brigadista de respuesta rapida, los presidentes de comites. Los de cuenta bancaria gorda, los encontraremos sumergidos en un mundo hablando frances, ingles, por supuesto con un acento abominable, pero anonimos, siempre anonimos, jugando ahora a capitalistas noveau.

  • Alejandro dice:

    Bien conjurado el plan, pero creo que anuncian un martes por la noche, suspenden trabajo y escuelas inmediatamente, entierran el viernes y tienen el fin de semana para asegurar que el siguiente lunes la transición esté completa.

  • Woland dice:

    ¡Impecable, Ginés! Creo que a estas horas ya deben estar buscando al culpable de la “filtración”, pa’cepillárselo… :-)))

  • Bien, muy buen articulo, de hecho muy posible lo de la ley seca, claro segun los comunistas para impedir suicidios jejeje, sin dudas se esta acercando un dia feliz!!!

  • rogelio dice:

    Muy bien…
    Pero también está la dimensión simbólica del “magno” suceso.. Tampoco puede ser un viernes cualquiera: se trata de un día (que ellos esperan) quedará inscrito en la historia de Cuba y Universal con caracteres indelebles…un día para el homenaje patrótico y revolucionario, en el cual los pioneritos del futuro harán entrañables actos de homenaje.

    Supongo tendrán un calendario de fechas apropiadas previstas.

    Está claro que tenía llegar al 50 aniversario y ahora parece evidente que si lo anuncian con Bush en la presidencia sería una especie de anticlimax, amén de que no completaría un presidente americano completo más en la culata de su pistola. Así que mi apuesta es que nada hasta el día 20 …

  • Antuan dice:

    Muy interesante el artìculo.Quièn dudarìa que fuera algo asì,o parecido?
    Ya veremos.
    Un saludo