castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

 

PD en la red
 

El nerviosismo del día antes (updated)

  • pd
    Editor Jefe
  • nov 03, 200822:50h
  • 13 comentarios

“Obama se dirige al día de la elección en una posición envidiable; los demócratas están yendo masivamente hacia las urnas a la hora de votar por adelantado, sobre los afroamericanos.” —Zachary Coile, en San Francisco Chronicle.

“He aquí mis razones para creer que la carrera va ser más ajustada de lo que indican las encuestas:

1. Según varias fuentes profesionales con las que he hablado, existe una cantidad proporcionalmente alta de votantes potenciales que se niegan a ser encuestados o a expresar sus opiniones públicamente, en un campaña histórica tan cargada como la del 2008. Creo que un partidario de McCain tiene más razones para callarse que un partidario de Obama. Es comprensible que los partidarios de McCain teman a etiquetas como “racista,” “homófobo,” “votante monotemático,” “militarista,” o “contrario al cambio,” incluso si el votante no es nada de eso.

2) De forma similar, los encuestadores han indicado cantidades más altas de las usuales de votantes indecisos que siguen siendo capaces de cambiar de opinión. La gente conoce al Senador McCain. ¿Conocen al Senador Obama lo suficiente como para inclinarse de su lado a estas alturas de la carrera?

3) Aún más importante, en el 2004 los encuestadores fueron tomados por sorpresa por la cantidad de votantes que dejaban las urnas hablando de que los “temas sociales” eran los más influyentes a la hora de determinar su voto. En el 2008, la prensa ha callado sobre todas estas causas, concentrándose sobre todo en la economía e Irak. Esta perspectiva ignora una importante realidad. El bloque de gente que vota por los valores, compuesto sobre todo por los evangélicos, los conservadores católicos y otros, que pueden en realidad verse influidos por esos titulares, pero de los que no hay ningún dato convincente que nos indique que hayan invertido sus prioridades a la hora de votar apartándose del aborto, el matrimonio tradicional, el gobierno limitado, etc. Si las propuestas políticas de Kerry bastaron para conseguir que este grupo fuese en bloque a la cabina de votación, las políticas del Senador Obama deberían conducirlo en masa.” —Jonathan Morris, en su blog de FOX.

“Si la elección del martes se limitase a la América blanca, las encuentras demuestan que el senador Obama perdería.” —John Harwood, en The New York Times.

“Si Obama gna las elecciones, será histórico. Si pierde, será también histórico. Señalará el mayor error colectivo de la historia por parte de la gran prensa y el establishment político.
Una derrota de Obama querrá decir que la mayoría de los comentaristas, reporteros y analistas estaban equivocados. Los encuestadores deberán conseguir un nuevo tipo de empleo, ya que Obama estaba por delante en las 159 encuestas realizadas durante las seis últimas semanas. Las grandes masas que han acudido regularmente a ver Obama habrán resultado no significar nada.” —John Dickerson, en Slate.

“La derrota de Obama mañana significaría, por tanto, el mayor fracaso de la historia de los institutos de opinión. O bien, el electorado más mentiroso jamás entrevistado por los encuestadores.” —El País.

“Barack Obama probablemente gane las elecciones presidenciales del 2008. Si lo hace, los conservadores recibiremos la noticia con nuestro habitual y resuelto estoicismo, con alegre fatalismo. Ser conservador significa no estar nunca demasiado sorprendido por la decepción.
¿Pero que pasará si McCain logra darnos una sorpresa?
Me preocupan mis compatriotas de izquierdas.” —William Kristol, en The New York Times.

“Si algún candidato del pasado más próximo representa una advertencia contra los obituarios prematuros, ese es McCain. Pero parece haber una inexorable cualidad en el ascenso de Obama este año porque es realmente la primera figura política auténticamente propia del siglo XXI en la política norteamericana. Es el innovador que ha marcado el patrón para la próxima era de la política”. —E. J. Dionne, Washington Post.

13 respuestas
Comentarios

  • Woland dice:

    Mensaje (mínimamente cifrado) para César:

    El péptido tiene la siguinete secuencia:

    Tyr-Glu-Ser, Trp-Glu Cys-Ala-Asn!

    :-)

  • Woland dice:

    Lo suscribo, pi. Van a venir acompañadas de (en algunos casos, complicados y hasta dolorosos) “si-peros”, sin duda. Pero, aún y así, serán motivos para celebrar.

  • pi dice:

    Hola, esto lo postee en mi blog, es sobre el dia despues. Espero les sea interesante.
    Obama, el día después.

    En vísperas de las elecciones más importantes del planeta, y a menos que un cierto efecto “Brandy” aparezca, la suerte parece echada. La pregunta importante es entonces cómo será el mandato del primer presidente negro de USA.
    En contra de quienes han agitado el peligro socialista, su presidencia será, más allá de una duda razonable, la de un mandatario centrista aunque sea por una simple razón; la mayoría del pueblo norteamericano, conservador por historia y sociología, no le permitirá gobernar de otra manera.
    Inspirado en Clinton, otro pico de oro que prometió la luna, tiene bien aprendida la lección de su maestro. Durante los primeros años de aquel, los intentos de pasar leyes “socialistas” como las reformas de salud presentadas por Hillary, terminaron con la pérdida demócrata de la mayoría en el Congreso. Por fortuna la nueva ola conservadora duró lo que un republicano entre las piernas de Sara Palin. Bill se re-centró, terminando su mandato como acaban los cuentos de hadas; vivió felizmente hasta que una joven becaria le hechizó.
    Por otra parte soy escéptico respecto al cambio revolucionario que promete su campaña. Rebajemos las expectativas, las revoluciones se hacen en las montañas o desde barricadas en las avenidas. No obstante, si logra hacer efectivas un puñado de medidas concretas, su paso por la Casa blanca va a resultar en extremo beneficioso para el país y el mundo en general. Menciono algunas:
    Tropas de regreso desde Iraq.

    Salud a 47 millones de norteamericanos.
    Desarrollo de tecnologías no dependientes del petróleo.
    Una redistribución del ingreso a favor de la Clase Media.
    Equilibrio, o al menos disminución, del déficit.
    En nuestro micromundo, eliminación de las prohibiciones de viajes y una mirada mas abierta a cualquier signo de cambio

  • Woland dice:

    OK, Rogelio – eso es comprensible.

    Muy de acuerdo contigo con relación a esa superioridad de la democracia norteamericana sobre las cada vez más desacreditadas partidocracias europeas. (Aquí sí que hace falta un C… – con mayúsculas).

    Como yo lo veo – no tengo demasiado tiempo como para seguir muchos debates, declaraciones, etc.-, la situación en EE. UU. es percibida tanto por amplios sectores de su establishment político como por muchísima gente de a pie como de una crisis tal (la desastrosa herencia de un capitalismo financiero sin escrúpulos, con “jerarcas” que se han desenmascarado como híbridos de piratas y adictos al juego, y la no menos desastrosa herencia de la estúpida guerra en Irak, más otros regalitos menores de la administración Bush), que ha habido un estremecimiento de una punta a otra del país: esto se tiene que acabar, y hay que estar seguro de que se acabe.

    Y, mala suerte para McCain, aunque ciertamente no sea McSame, mucha gente no lo veía capaz de poner ese punto final – y la imposición de la incapaz de Palin como compañera de ticket terminó de confirmar las sospechas de que otro republicano -acérrimo defensor de la guerra, por demás- sólo podría recetar más-de-lo-mismo.

    Por lo demás, a partir del día 5 las aguas retornarán rápidamente a su cauce: comenzará (o continuará) la lucha por pasar unos presupuestos en los que, según he leído, el 16% (¡!) del dinero ya está comprometido por el plan de salvamento del sistema financiero, y tendrán que recortar de aquí y de allá, y compensar por otra parte, y buscar acuerdos satisfactorios para tirios y troyanos. Business as usual.

  • rogelio dice:

    Woland:

    Vaya por delante mi preferencia por la complejidad. Aquella persona que vote a Obama o al que sea, después de sopesar juiciosamente su decisión, como seguramente será el caso de todos los lectores de este blog, tiene todas mis simpatías.
    Yo creía que el sistema político americano era de los pocos (yo no conozco otro) que de alguna manera imperfecta, permitía que esa complejidad necesaria tomara cuerpo: el representante o senador en USA no responde directamente a la partitocracia que lo designa a dedo, como en Europa, sino directamente a sus votantes… la propia existencia de la institución del cabildeo, tan denostada a veces, propicia que las decisiones pasen por el tamiz de todos esos intereses, egoistas pero que al fin de cuentas al ser encontrados, incorporan de una manera difusa las motivaciones de la gente que van más allá de la pobre dicotomía derecha-izquierda de regla y cartabón.
    Por eso resulta intranquilazante que la situación haya llegado a tal punto, que haga posible el surgimiento de alguien como Obama, un tío por lo demás seguramente cabal y muy inteligente, que se ve a sí mismo como más allá de los partidos, y como vector del Cambio (that c-word). No el cambio del sistema sanitario, ni de la estrategia en la guerra de Iraq ni de las a todas luces insuficiente regulación del mercado finaciero, sino simplemente el Cambio: como sifuera un arquetipo platónico.
    Pues estas cosas, a algunos que somos tan complejos como el que más, nos dan un poco de malas vibraciones. Y luego el clima que se crea, de masas alebrestadas en mítines populares (no me negarás que el peor sitio para una reflexión mesurada) pues no hacen más que seguir preocupándonos…

  • Alejandro dice:

    Will Kristol es un drama queen y además con una cara dura del carajo, porque mira que decir que es la izquierda quien está preocupada cuando la derecha no hace más que repetir que una victoria de Obama es la llegada del armageddon.

    Calma, pueblo. Esto pasa cada cuatro años y el mundo no se ha acabado todavía. La única diferencia es que este año la amplificación es mayor y se oye más la bulla.

  • Mahavishnu dice:

    Rogelio :

    Un apunte más a las palabras de Woland. Puedo admitir que lo que aqui en España es denominado “progresía” adolezca de cierto snobismo moral (considerarse superior moralmente a ..) Supongo que habrá sectores de lo denominado “liberal” en EEUU que tenga los mismos malos hábitos. Pero es que existen esos mismos sectores en la derecha española y el conservadurismo estadounidense !
    Y no solo eso, sino q por lo visto son los q más utilizan el cliché “la izquierda se cree moralmente superior” para atacar a cualquiera que esté un milimetro a la izquierda del centro !

    Sin ir más lejos , y a pesar de la evidente ironía, el leitmotiv del artículo de Kristol es “que bien nos tomaremos la derrota nosotros los conservadores y que follón armarán ls giliprogres de Obama” . osease , como dirian en Madrid …

  • Woland dice:

    Vaya… Rogelio me leyó el pensamiento. O el comentario. O yo a él.

    No sé si Rogelio renunciará a trazar líneas divisorias con regla y cartabón, pero quizás sea útil para él – y para otros- saber que, además de “izquierdistas típicos” hay “atípicos”, amén de una gran mayoría que se posiciona a la izquierda o a la derecha o encima de la impoluta línea recta que alguno trazara para aclarar o confundir, según el tema que se debate…

    Y, para complicar las cosas a estos geómetras de la sociedad, de la política, somos capaces de cambiar con el tiempo o por el peso de los argumentos, de los hechos.

    A veces me asombra lo difícil que parece ser para otros aceptar la variación, el desarrollo, la evolución. (Procuro no usar the c-word. :-) )

  • Rogelio dice:

    La derecha, convengamos en esa descripción que reduce el pensamiento político al rayo numérico que se estudiaba en primaria, no tiene ese sentido de superioridad moral en que vive feliz el izquierdista típico.
    Los de derecha somos “los malos” y tenemos, como sanciona la prensa, la culpa de las desgracias del mundo y del hambre en Africa. Implulsamos guerras por pura avaricia.
    La gente de izquierda son otra cosa, pueden disfrutar de su estilo de vida occidental bien ganado sin cargos de conciencia porque ¿qué van a hacer? pero ellos son buenos y no comulgan con esa derecha fascistoide y “mata niños” en VietNam.
    Y ahora, además ser los buenos, tiene el candidato más listo (esto quizá sea una verdad objetiva), más “cool” y que quiere el cambio (así en genérico) de la sociedad para mejor. Y todas las encuestas lo dan vencedor… y va y de pronto pierde…
    A mi me da miedo…Casi quiero que gane y pasar el trago.

  • Woland dice:

    En el blanco, Mahavishnu… Ahora va a resultar que los republicanos votaron a Obama para evitar que la turba de los seguidores del Mesías (Cripto)Marxista los lincharan si perdía las elecciones. Que acabe de llegar el miércoles ya… :-(

  • CS dice:

    Mahavishnu, ya se ha compobado que nadie grito “matalo” en esos mitines, hasta el unico periodista que mantiene que oyo eso esta diciendo que nadie lo grito, dice que bueno, creo que oi a alguien de una manera casual dicer algo parecido, pero no era nada de una rabia del publico.

  • Mahavishnu dice:

    of course. ya se sabe que “ser de izquierdas” es un tipo de desequilibrio mental.
    nada que ver con el perfecto control mental y los solidos principios morales de los que gritaban “mátalo” en los maitines de John the Maverick. por su reacción a una derrota no tenemos que preocuparnos.

  • rogelio dice:

    Pues tiene razón el comentarista al que le preocupa la reacción de la izquierda ante una nada descartable victoria de McCain.
    Creen que su candidato es tan superior, se han encariñado tanto con la imagen de Obama en la Casa Blanca, que da miedo el como se tomen una decepción de ese calibre.
    La presencia en las elecciones de USA de un líder iluminado que todo lo sabe más propio de Latino-américa, puede provocar todo tipo de reacciones latinoamericanas… que nadie se asombre de nada: la historia se escribe día a día y, como se puede comprobar cada vez más, tampoco USA está fuera de ella.

  • matronize