Warning: file_exists(): open_basedir restriction in effect. File(/home/penulti1/public_html/wp-content/uploads/2008/10/cine_chaplin_la_habana.thumbnail.jpg) is not within the allowed path(s): (/usr/home/penultimosdias.com/:/home/penultimosdias.com/:/usr/home/services/:/usr/share/php53/) in /usr/home/penultimosdias.com/web/wp-includes/post.php on line 5011
castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

En Cuba

PD en la red

El extraño caso de los masturbadores del cine Chaplin

  • Oct 09, 200822:18h
  • 19 comentarios

cine_chaplin_la_habana.jpg

En julio de 2008 se celebra el Día de Todos los Mártires Inocentes, fecha patria en que el Ministerio de Cultura suspende cualquier fiesta pública nacional: sea cabaret, función de danza, teatro, carnaval, concierto, exposición, show de travestis o proyección de un film.
Entonces los habituales del cine Chaplin se ven expulsados por decreto contra el contén. Ellos son los verdaderos mártires de esta efeméride, de la cual ninguno se declara culpable. Cada año se les puede ver merodeando por allí con una pasividad sobrecogedora: una suerte de huelga de las pingas caídas, que sería noticia de primera plana en cualquier otro país aunque no existiera la prensa.
Algunos pernoctan en la acera de la avenida 23 (nadie podría confundir su alcurnia de tiradores con la de unos mendigos). Otros se acurrucan contra los vidrios de la Cinemateca (niños huérfanos de la institución audiovisual, pequeños elpiditos-valdés sin ticket ni beneficencia). Y otros se largan de madrugada hacia algún parquecito oscuro, siempre que sus bancos simulen la disposición de butacas del cine Chaplin (diáspora conmovedora por su patetismo hiperreal, en medio de un siglo XXI tan adorablemente hipócrita y laissez-faire y cínico y make-believe).
Pero esto sólo sucede un día de julio, no más. A lo largo y estrecho del 2008, a esta tropita pinguenciera le quedan 364 no-efemérides para ejecutar su venganza privada contra la nación (en años bisiestos ni siquiera se notaría la discontinuidad ministerial). Ellos disponen de 364 jornadas de automanoseo social, de 364 sesiones contraparlamentarias (tirar es el más fáctico de los verbos: es un fatum). Así reaccionan contra las resoluciones de política cultural, y le ponen, como de pasada, un diario punto y aparte a las grandes construcciones discursivas de la revolución.
Los tiradores (que, reitero, no se vienen si son de verdad) funcionan como las termitas de un cactus patriarca: insectos que comen cosas (incluidas las espinas), hasta tumbar simbólicamente el tronco del árbol social. Son bichos que fugan por las rizomáticas galerías de túneles que ellos mismos cavan bajo los ex-cines de lujo de la capital. Y son un contrapeso actancial tras medio siglo de ideología. Antes que el Anti-Cristo, serían el Anti-Verbum. Así masajean sus ciclos de carne estilo Carnot: son maquinitas de ondulación permanente, ya sin la retórica barrueca de un capítulo 8 que ninguna madre cubana leyó. Ellos son de pinga, por suerte, desafortunadamente. Como yo.
Por lo demás, todos tienen Libreta de Abastecimiento, residencia urbana legal, familias más o menos integradas al proceso desde Playa Girón y, para colmo, cargan agua desde una cloaca hasta la azotea. No hay nada que hacer al respecto por parte de la Seguridad. En gran medida, estos terroristas del falo son, a la postre, un efecto colateral de la propia semenevolución.
¿Qué podría hacer yo ahora, salvo cronicarlos, mitad con pánico y mitad con admiración? Siento que, en más de un sentido, nos merecemos esta conspiración de la pinga (nada obscena, por cierto, pues ninguna simbología lo es). Además, tampoco es para halarse los pelos (histeria de hembrita al descubrir a alguno sobándose en la butaca de atrás), pues ellos serán una amenaza pero son también el último chance de que resucite, aunque sea por carambola, la ya referida célibevolución.
Es así. En una epoquita de deserciones en masa, sólo en el descaro de ellos yo me atrevería a confiar.

Orlando Luis Pardo Lazo
La Habana

Publicado en
19 respuestas
Comentarios

  • Anónimo dice:

    Nada saben. El texto, a la perfección, con un lenguaje exquisito, se entiende. Estudien.

  • Anónimo dice:

    Eto no lo entendi. Veo que hablan de los pajusos pero no se entiende nada.

  • José Julían M. Pérez, de Guardia dice:

    Sra. Elena. la felicito por su buena respuesta. Y fíjese que no quise ofenderla en ningún momento. No hablé de Ud., sino de la expresión. Pero tiene Ud. razón en todo lo que dice y más que nada, en el tono elegante y digno, de buena educación, con que rebate mi comentario, que jamás, repito, pretendió ofenderle, sino llamar la atención sobre la expresión que me sonó poco eufónica, malsonante, es decir. Tan sólo eso. Saludos y mis respetos por su lección de ecuanimidad. Sin duda quisimos, cariñosamente, darle un poco de “chucho”, como dicen, decimos, los jóvenes hoy día. Tiene Ud. toda la razón, además, en reclamar la acepción primaria y totalmente digna del verbo mamar que, entre otras cosas, simplemente nos define como mamíferos. Mire usted.
    Un saludo
    José Julían M. Pérez, de Guardia

  • elena dice:

    Disculpen mis palabras.
    De veras, no pretendí ofender, ni ser castiza, con todas las zetas, ni burda, ni grosera, ni hortera, ni chea, ni mal hablada.

    Lo único que pretendía decir es que no nací allí y que por tanto, aunque hubiera vivido en la isla, a mí se me escapan muchísimas cosas que entre ustedes es de normal entendimiento.
    Esas palabras querían decir que yo no me he ‘alimentado’ desde que nací de todo lo que ustedes han recibido en 20, 30 ó 40 años.

    Seguramente, yo que soy madre le doy a esa palabra el valor que tiene, no el que otros le puedan dar.
    Entre nosotras y nuestros hijos se crea un vínculo que es exclusivo y que los hombres no pueden siquiera imaginar qué significa dada su, por ahora, imposibilidad física para hacerlo. Es la posibilidad de alimentar (a-l-i-m-e-n-t-a-r) a nuestros hijos con lo que nuestro cuerpo prepara para ellos.
    Y a eso, señor, se le dice dar de mamar -y ahora lo escribo porque quiero y porque es así como se debe decir. No es la acepción casi insultante que usted-ustedes le han dado.

    Por cierto, entre sus conciudadanos hay quien utiliza esa palabra con total normalidad. No he leído nunca un comentario que le tratara en los términos que hoy han utilizado conmigo.

    Y de despedida: no me gustan ni la zeta ni la jota. Me molesta su sonido. Me seduce el seseo más que otra cosa y cuando se aspiran las jotas y se dicen suavecitas casi me deshago.

    Los estereotipos, señor Martí de Guardia, son antiguos, aburridos, casi casposos.

  • Anónimo dice:

    en cuba quien no ama a Mao, no es cubano

  • Marti de guardia dice:

    David, ya lo sé: pero es que usar “mamar isla” cuando el post habla de onanistas, semen, etc., pues sonaba a chota intencional, que estoy seguro no era el cálculo de Elena. A eso me refería. Y qué fea son algunas de esas expresiones españolas, “castizas” (con todas las zetas)! Que son burdos y groseros en España a pasto, unos “horteras”, “cheos” y mal hablados. Sigue mi consejo Elena: no use esa expresión nunca.

  • Martí de Guardia, es una expresión (de mal gusto) común en España.

  • Efory Atocha /pa el helaero y sus flujos, ahora, casi, anónimos/ dice:

    Ya, pero es verdad también que a veces el próposito de ser interesante perjudica seriamente la salud de la literatura.
    Parece – a ratos – que sabe una historia y la escribe – pretende- como otro.

    Pueden ser las influencias. ¡Sacudete Orlando!
    Aunque reconozco que en otros textos tiene más literatura.

  • Martí de guardia dice:

    Estimada Elena: eso de “no haber mamado isla” en su comentario a este post, ¿es un juego de palabras intencional? Espero que no. Nadie ha “mamado isla” en Cuba jamás, ni los que nacieron allí, ni los que se fueron de niños como al parecer le pasó a usted. No existe tal cosa: “mamar isla”porque es una fea expresión y nada aporta, explica. Mi consejo: no la use nunca.

  • Anónimo dice:

    A mí me cuadró: es medio raro pero está bien escrito y tiene su cosa. Es verdad que en Cuba los flujos de deseo son rarísimos, y que esa es la única “rebeldía” que la gente lleva a cabo.

  • Elena, cuidado con las palabras…

  • elena dice:

    Yo tampoco me enteré de nada. Lo achacaba, como otras veces, a no haber mamado isla desde el nacimiento. Pero veo que hay alguno más.
    A veces las palabras no sirven para lo que debieran. Uno queda sumido en una perplejidad enorme. No sabe bien si él mismo es un ignorante, poco menos que imbécil, o si acaso al que escribe se le fue la pinza.

    Por otra parte, lo de onanista ¿no se lo tenía adjudicado Juan Abreu?

  • HB dice:

    es que Orlando es un literato onanista nato, eyacula pero no fecunda…

  • A mí me pasa lo mismo (“que a usted”, iba a cantar), pero no, agora falando serio (de otra canción), me pasaba lo mismo que a Pepe y otros: no entendía si lo de los masturbadores era un eufemismo o era literal, qué tenía que ver eso con la muerte de los estudiantes, lo del contén (se estaban masturbando en la calle, sentados en el contén?) o se corrían (eyacular, venirse, irse, to cum) desde el gallinero hacia abajo (tiempos ha hacían esto y también tiraban cosas más pesadas que una gota de semen). Pero eso ¿cómo que lo cuenta? Como estampa costumbrista o ese afán de mover la mano hacia alante y hacia atrás tiene algo que ver con la Revolución, el comunismo, la crisis financiera???? Me NO entender. En los cines cubanos pasaban muchas más cosas, es decir, en ciertos cines en Cuba, como también sucede en España, en Estados Unidos y en otras partes del mundo.

  • Martí de Guardia dice:

    Qué horror este texto tonto y vulgar. Qué dice? Dios lo sabe. El autor tan solo busca lanzar palabras “prohibidas”, un “temita” escabroso. Hace muy mal Ernesto PD publicando “textos” así. Lo porno atrae, sin duda, pero también resulta chocante, de mal gusto. Y espanta a los lectores, PD, téngalo en cuenta.

  • pepe dice:

    Esperé a ver si habían otros comentarios …. no entendí nada, seré muy bruto, pero me pareció vulgar y mediocre esto que no sé qué es…parece una herejía a algo tan sublime como es la mas…. para quien la realiza. Concho, B, a veces te traes cada cosa !!!! Quién es Orlando….

  • Fantomas dice:

    Ernesto, el gobierno cubano eliminó EL VIDEO HECHO POR ESPAÑOLES DE YOU TUBE RELACIONADO CON LA PORNOGRAFIA EN LAS ESCUELAS CUBANAS DE NIÑAS DE 13A 16 , PERO NOSOTROS HEMOS GUARDADO UNA COPIA QUE NO PODRAN BORRAR

    AQUI LA TIENEN FAVOR DIVULGAR

    http://www.notihabanacuba.com/2008/10/documental-sobre-la-pornografia-infatil.html

    Esta batalla de ideas se la ganamos a como de lugar

  • Changuito dice:

    Que quiere decir este ? No entiendo ni papa. Todo el mundo trata de ser tan intelectual cuando escribe. Me quede ” botao “.
    Si no es capaz de hablar claro, que haga otro cuento. Desde la isla hay gente que lo cuenta todo muy bien.

  • ahr dice:

    aparte de en los cines, los masturbadores estan por el malecon, por los parques, en las playas, en el camello, acechando en el apartamento de al lado, tras los arbustos de la Colina…

    los hay mirones y los hay que no miran, como los hay que se muestran y los hay que se ocultan. son jovenes y viejos, blancos, mulatos y negros, gordos y flacos, feos y lindos.

    está ese insólito fenómeno (de “mirame y no me toques”!), tan idiosincratico del cubano, igualmente extendido en el exilio?