castrismo Cuba soviética Cubazuela Cultura DD HH deporte disidencia economía EE UU-Cuba En Cuba España-Cuba exilio historia y archivo Internet & ITC

PD

castrismo

PD en la red
  • ago 01, 200621:36h
  • 2 comentarios

Su escueto comunicado describe la grave crisis interna como “intestinal con sangramiento sostenido”, y se refiere a la dolencia con un extraño giro oficialoide y policlínico: “accidente de salud”.

Inmediatamente hace constar la existencia de pruebas gráficas, de imágenes computarizadas, que convalidan la veracidad del “accidente” histórico: endoscopías, radiografías y materiales filmados. (¡Queremos ver esas pruebas! ¡Exigimos internarnos en las entrañas virtuales del monstruo!)

El profesor Gilles Lesur, del hospital Ambroise Paré, de París, ha especulado sobre una “hemorragia de origen diverticular”, sobre un “cáncer del colon”. Ha imaginado “sangre roja que sale por el ano”.

Ives Benhamou, de La Pitié Salpetrière habló de “lesión vascularizada” y de “angioma”.

El doctor Lino B. Fernández ve un “aneurisma”, una “úlcera” y una “hemorragia”.

El gastroenterólogo Omar Vento aventura un “sangramiento gastrointestinal masivo”.

De la noche a la mañana el culo del Dictador salta a las primeras planas de todos los diarios. El reggaetón de Pitbull regresa a las calles de Miami, con todas sus letras: CULO. En Padua se conserva en un relicario la garganta y la lengua de San Antonio. Nosotros deberíamos venerar ese culo que por fin falló. De entre todos los órganos y organismos, fue el primero en ceder. Dentro del infalible Sistema deSsalud que “ha resistido todas las pruebas”, el culo, nada menos que el culo, se ha puesto de nuestra parte. Ya es un disidente, ha traicionado la armonía perfecta del cuerpo místico. Como una reliquia, ha comenzado a sangrar.

De cualquier manera, el mensaje es claro: Castro se nos va. Y se nos va en mierda. Como si su cuerpo, traicionándolo, quisiera decirnos, en estas horas finales, ¡Cuba va! Desde 1959, la República, sodomizada, comenzó a padecer de “hemorragias de sangre que sale por el ano”. Los que salimos por el ano somos nosotros, los cubanos de Miami, de todo el Exilio: escoria, lacras, excrementos, cagarrutas del cuerpo místico de un Dictador. Fuimos su sobrante, su excedente, molidos por las ruedas intestinales de la Historia y por los anillos históricos de su esfínter. Cagados, fuimos menos que mierda. Así termina la Cuba que cagó el 1959, la Cuba que tuvo que sufrir un “accidente de salud” para que el Tirano disfrutara de larga vida.

Durante cuarenta y siete años, anos, nos hemos limpiado el culo con sus discursos: y el culo, al parecer, ha aprendido por fin las lecciones de Historia. Marx dijo en alguna parte que el capitalismo había nacido entre “sangre y mierda”. Ahora sabemos que todo alumbramiento político arriba chisporroteado de rojo y de cieno. ¡La era está pariendo un corazón!

Castro se encuentra por fin con sus parodias; ya es idéntico a sí mismo. La muerte, o su cercanía, nos obliga a identificarnos con nosotros mismos. Ahora es el Coma Andante de los chistes contrarrevolucionarios. Ahora es el mojón sobre el diario Gramma de aquel antiguo performance. Ahora se parece más a los cuadros de Tomás Esson. Ahora, en su limbo, es pura escatología.

Néstor Díaz de Villegas
Los Angeles, Ag.01.06

Ilustración: Tomás Esson

Publicado en
Tags
2 respuestas
Comentarios